Las rejillas tipo Irving están unidas por varillas transversales procesadas y cortadas en frío con forma circular, se componen por soleras que pueden variar en espesor y peralte, dependiendo de la carga a la que van a ser sometidas y al claro que deban cubrir.