En nuestros días las tiendas han evolucionado tanto que, podemos comprar con un simple click, lo que necesitamos. Pero esto no ha sido siempre así, de hecho a principios del siglo pasado, todas las personas iban a determinados establecimientos a surtirse de lo necesario para realizar sus tareas. Uno de estos negocios que tuvieron que crecer gracias a la demanda de los clientes, fueron las ferreterías.

La evolución de las ferreterías como negocio

La palabra ferretería etimológicamente, quiere decir “tienda de hierros”.  En sus comienzos la mayoría de los comercios de este tipo eran dirigidos por herreros que vendían diferentes utensilios hechos de este metal. Se han conseguido vestigios de estos negocios desde épocas anteriores al nacimiento de Cristo, por lo que es uno de las formas de comercio más antiguas.

Constituían pequeños espacios en las casas en donde recibían a los aldeanos con enseres para el hogar. Poco tiempo después, se incluyeron productos para la construcción a demanda de los mismos clientes.

Poco a poco se establecieron las ferreterías como tiendas pequeñas de abastecimiento cercanas a las personas. Gracias a ellas se erigieron casas, iglesias y demás obras arquitectónicas que podemos disfrutar alrededor del mundo. No hay una edificación grande o pequeña en la que no se haya visto involucrado el sector ferretero.

Una evolución posterior hizo que las tiendas del ramo ferretero se dividieran por bloques y se dedicaran a vender materiales de un sector en específico.

Así surgieron los grandes almacenes que se dedican a surtir materiales para la construcción y la ferretería. Una de las grandes quejas es que en algunos, ya no se da el trato personal. Esto es algo que en Perfiles Santa Martha hemos procurado que no se pierda. Sabemos que nuestros clientes quieren ser atendidos y esperan recomendaciones sobre los materiales que tenemos a su disposición. Es por ello que nos esmeramos para conjuntar las dos cosas. Ofrecer un gran surtido sin descuidar el buen trato. Esta es nuestra manera de trabajar y nos sentimos muy satisfechos de hacerlo.