La corrosión se define como el deterioro de un material a consecuencia de un ataque electroquímico por su entorno. La corrosión está originada por una reacción llamada oxidación.

¿Qué origina la corrosión?

Depende de la velocidad a la que tiene lugar causada por la temperatura, de la salinidad del fluido en contacto con el metal y de las propiedades de los metales en cuestión. El proceso de corrosión es natural y espontáneo.

Es un problema industrial importante, pues puede causar accidentes tales como las rupturas de piezas importantes. Representa un costo importante, ya que se calcula que cada pocos segundos se disuelven hasta cinco toneladas de acero en el mundo.

Soluciones

Hay soluciones posibles para proteger a los productos de acero contra los efectos de la corrosión:

Usar acero inoxidable en lugar de acero normal. Acero inoxidable es acero normal mezclado con otros metales como níquel y cromo. Sin embargo, el coste del acero inoxidable hace que éste no sea práctico para un uso diario, excepto para pequeños elementos de ajuste como pernos y tuercas.

Recubrimiento con zinc o galvanizado. El procedimiento que se conoce generalmente como galvanizado y es la forma más normal de proteger los objetos fabricados con acero normal. Los materiales a recubrir se sumergen normalmente en un baño de zinc fundido en talleres especializados. Una vez un objeto se ha sumergido en zinc en caliente no se debe realizar ningún trabajo de soldado, corte o taladrado, ya que esto destruiría la integridad del recubrimiento de protección.

Protección del acero normal con plásticos especiales. El recubrimiento con plásticos especiales resistentes al desgaste constituye otra forma de protección contra la corrosión. Sin embargo, el alto costo que implica el proceso de recubrimiento (en talleres especializados) hace que este método no sea práctico para uso diario.

Pintado con pinturas especiales. El pintar el acero utilizando pinturas especiales es el método más común de proteger grandes estructuras de acero. Las superficies que se van a pintar se deberán limpiar cuidadosamente con un cepillo de acero. La capa inferior deberá consistir en un imprimador basado en zinc. La segunda y tercera capas deberán consistir en una pintura de epoxi sobre base de brea.

Al pintar el acero, se deberán tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Las pinturas caseras normales no son adecuadas para el entorno marino debido a que, al igual que algunos plásticos. Ya que envejecen con mucha rapidez cuando están expuestas a los rayos del sol.
  • El diesel, queroseno y la gasolina no son químicamente compatibles con las pinturas marinas. Para este caso se debería utilizar el diluyente de pintura apropiado.
  • Se deberán utilizar guantes siempre que se manipulen pinturas basadas en epoxi.

Tenemos muchos productos galvanizados para evitar la que sufran corrosión. ¡Pregunta por ellos!.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *