Los trabajos en la construcción pueden ir desde pequeñas obras a grandes proyectos de ingeniería. Sin embargo, todos tienen un rasgo en común: las malas condiciones de las manos de los trabajadores. Es por ello que en este artículo te queremos hablar de la importancia del uso de guantes en la construcción. Más de un 30% presenta lesiones cutáneas en esta parte del cuerpo, de las cuales una tercera parte son afecciones invalidantes, causantes de baja.


Como cualquier trabajador, el operario de la construcción negligente con el cuidado de las manos deberá afrontar consecuencias desastrosas para su salud, su vida familiar y social y su propia subsistencia. En este artículo se explican las causas de los frecuentes problemas dermatológicos en el sector, así como las medidas preventivas que se deben tomar.

Te recomendamos el uso de guantes en la construcción

Los operarios de la construcción menosprecian las lesiones que acarrea la manipulación de ladrillos, bloques y materiales en general, que provocan el envejecimiento prematuro de la piel. Las superficies abrasivas de los materiales eliminan por el roce la epidermis protectora de la mano. Los bordes ásperos y cortantes de los ladrillos y los bloques pueden provocar cortes y desolladuras en manos y dedos. Las lesiones dérmicas son la puerta de entrada en el organismo de los diversos contaminantes, lo que aumenta las posibilidades de padecer dermatitis.

El polvo de los materiales reduce la humedad natural de la piel, debilitando su potencial protector. Sufren especialmente las consecuencias de este entorno agresivo las yemas de los dedos, ya que constituyen el primer -y más crítico, punto de contacto con los materiales. Cualquier herida en el entorno agresivo de la obra puede infectarse fácilmente.

En los trabajos de excavación existe el riesgo derivado de tierras contaminadas. En la proximidad de desagües y aguas fecales está latente el riesgo de enfermedades. La manipulación de cables de acero también tiene riesgos y debe hacerse con guantes para evitar el efecto abrasivo o las posibles punciones sobre las manos, con las consecuencias ya citadas.

Otros de los riesgos específicos de la construcción son los siguientes:

Cemento, material cáustico

La construcción moderna no se entendería sin el cemento, uno de los materiales más utilizados, que entraña riesgo químico debido a los materiales que intervienen en su composición (sílice, cal y anhídrido sulfúrico, entre otros). Es por ello que hay la imperiosa necesidad del uso de guantes en la construcción. Uno de sus efectos más nocivos es la quemadura, aunque el más frecuente es la reacción alérgica provocada por las sales de cromo. Aparece cuando se ha producido una sensibilización del individuo al alérgeno como consecuencia de una exposición prolongada y repetida. Los síntomas son el enrojecimiento, dolor o cuarteamiento de la piel.

Antes de manifestarse, la reacción alérgica puede necesitar años de contacto entre el cemento y la epidermis, pero una vez producida, no existe ningún remedio. Por eso es primordial evitar el contacto del comento con la piel, algo que hoy es perfectamente posible gracias a la existencia de maquinaria pesada que permite el bombeo de este material y evita su manipulación. De todos modos, el problema no siempre puede evitarse así. En los trabajos en que se hace imprescindible el uso de las manos es necesario llevar guantes. Éstos deberán ser de un material adecuado y proteger el antebrazo y la muñeca para evitar las salpicaduras sobre la piel o, aún peor, la penetración dentro del guante.

Te recomendamos el uso de guantes en la construcción como medida preventiva para tus trabajadores.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *