Como hemos visto en otros artículos, el acero está presente en innumerables construcciones y objetos de nuestra vida cotidiana. En el post de hoy te vamos a decir los tipos de acero que existen.

Tipos de acero

Acero al carbono

 Este tipo de acero está compuesto por hierro y carbono. Aporta una mayor dureza pero tiene menos resistencia a la oxidación. Pero lo que realmente marca la diferencia con otros tipos de acero es el tratamiento térmico.

El acero al carbono engloba actualmente al 90% de la producción mundial de aceros. Se caracteriza por un contenido en carbono que oscila entre el 0,12 y el 2% y por la ausencia de otros metales como cromo, cobalto, molibdeno o tungsteno.

El resultado es un material más duro y fuerte aunque más complicado de trabajar. Su principal inconveniente es la vulnerabilidad a la oxidación, por lo que requiere elementos que lo protejan como lubricantes o recubrimientos de diversos tipos que impidan al oxígeno alcanzar los componentes del metal.

Acero inoxidable

A la aleación de hierro y carbono se le suma el cromo, que es lo que aporta la resistencia a la oxidación.

Este tipo de acero incluyen en su composición una proporción no inferior al 10.5% de cromo, lo que los dota de la virtud de resistir la corrosión o el óxido en condiciones de humedad. Esta será mayor o menor dependiendo de la estructura exacta del acero. El cromo actúa como una capa protectora exterior, que impide al oxigeno alcanzar el núcleo del acero. Los primeros aceros inoxidables surgen en la India hacia el 400 después de Cristo, pero no es hasta 1821 cuando el metalurgo francés Pierre Berthier identifica las propiedades del acero con alta proporción de cromo. A partir de 1904 se logra fabricar acero inoxidable a nivel industrial en Alemania, aplicándose a la fabricación de buques. Actualmente es empleado en construcción, joyería y medicina, además por supuesto de en cuchillería.

Acero de herramienta

Los aceros de herramienta son una variedad de aceros de carbono y aleaciones especialmente adecuados para su uso como materia prima en herramientas. Esto es debido a sus particulares características de dureza, resistencia al desgaste y a la deformación, además de mantener el filo aún trabajando a altas temperaturas. De este modo, permiten su uso para dar forma a otros materiales que sí varían su dureza al someterlos a calor. Estos aceros contienen entre un 0.5 y un 1,5% de carbono, además de incluir proporciones variables de 4 elementos adicionales: tungsteno, cromo, vanadio y molibdeno.

Existen 6 tipos de acero de herramienta: endurecimiento por agua, trabajo frío, resistentes a los golpes, de alta velocidad, trabajo en caliente y para usos especiales. Cuanto más duro es el trabajo a realizar, más cantidad de carbono será necesario. Se suelen utilizar en herramientas de corte, presión y acuñado de metales u otros materiales.

Aceros aleados

 El acero aleado consiste en un acero que se une a otros elementos en cantidades variables, del 1,0 al 50%, para mejorar sus características mecánicas. Se dividen en 2 grandes grupos: aceros de baja aleación y aceros de alta aleación.

La diferencia entre los dos depende del fabricante, variando entre el 4 y el 8%. Normalmente al hablar de acero aleado se trata de variedades de baja aleación. Estos materiales mejoran las propiedades de los aceros al carbono en aspectos como dureza o resistencia a la corrosión y al desgaste. Por esto, son adecuados para usos especiales como componentes de motores de aviación o incluso reactores nucleares.

Esperamos que sea de interés nuestro artículo y que te beneficies de cualquier tipo de acero.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *