Los cimientos de una construcción son súper importantes. No sólo son la superficie sobre la que se edificará tu casa sino que además tienen un rol fundamental en cuestiones tales como son evitar la humedad, aislar del frío y, si están bien calculados, pueden resistir un sismo. De esto sabemos mucho en nuestro país.

Los cimientos de una casa son elementos estructurales sobre los que se desplanta toda la construcción. Se pueden hacer de diferentes materiales y sus formas y dimensiones dependen del cálculo estructural. Se encuentran bajo el nivel de desplante y son el fundamento de todo edificio. 

Los cimientos el eje de una construcción

Para edificaciones pequeñas, se construyen a poca profundidad, pero para edificios de gran porte pueden, incluso, ser cimentaciones que se hinquen a varios metros bajo tierra. Los cimientos reciben todas las cargas que influyen en una construcción: la cubierta la traslada hacia las vigas, que la trasladan a muros y columnas y estos, a su vez, a la cimentación.

Los cimientos de las construcciones deben adaptarse al sitio, tener en cuenta las condiciones del suelo, los niveles freáticos, e incluso la calidad del relleno. Para su construcción la base debe compactarse adecuadamente, el encofrado ser configurado correctamente y el concreto tiene que estar libre de huecos. A continuación, te contamos todo acerca de los cimientos. Desde cómo construirlos a qué tipos existen, cuáles son los mejores materiales y cómo hacer para prevenir la humedad y que no los dañe gravemente.

Son lo que da soporte y anclaje a los muros que confinan los espacios. De ahí que el cálculo estructural sea necesario. Es muy importante que sus dimensiones y forma sean los indicados pues, de no serlo, la casa puede tener asentamientos irregulares que pueden resultar en fracturas en muros y, en el peor de los casos, hasta en el derrumbe de la misma. Es por eso que deben estar debidamente calculados pues su tamaño es directamente proporcional a la carga que reciben y transmiten al suelo. 

Para hacer los cimientos es necesario:

  • Trazar los ejes sobre los que se desarrollarán los cimientos. Se toma un punto de inicio, que suele ser en uno de los límites del predio, y se comienza el trazo.
  • Una vez trazados los ejes se comienzan a hacer las cepas o trincheras en las que se desarrollarán los cimientos. 
  • Los cimientos de una casa serán de hormigón, el siguiente paso será habilitar el encofrado que recibirá las varillas que van a estructurar los elementos. Si son de mampostería, se preparan las piedras y se unen con mortero.
  • Una vez armado el acero se vacía el hormigón y se vibra para que cubra todo el encofrado. Sobre esto se genera una plantilla que terminará siendo el piso de la vivienda.

Los cimientos son la base de cualquier edificación por lo que te recomendamos que se ponga mucho cuidado al hacerlos.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *